Coronavirus: protocolos de seguridad para clínicas dentales

Todos sabemos ya qué es el Coronavirus, y cómo prevenir el contagio del mismo se ha convertido en una prioridad, por lo que una aplicación adecuada y cuidadosa de los protocolos de bioseguridad adquiere un papel esencial en las actividades realizadas en las clínicas dentales.

¿Cuáles son las directrices que deben seguirse?

Equidad: tratar a todos los pacientes por igual

Cumplimiento de las normas básicas de higiene: lavarse las manos al principio del día y entre cada paciente. No usar esmalte de uñas, ya que deja huecos que pueden albergar microorganismos. Las uñas deben estar bien cortadas. Quítese las joyas y los relojes que se llevará a casa más tarde.

Use el equipo de protección personal

Bata con diseños simples, si es posible con mangas largas.

Gorros desechables.

Guantes de látex o nitrilo, que deben cambiarse cada 15-30 minutos, ya que pierden su efecto de barrera. Obviamente, deben cambiarse después de cada paciente, o si se rompen.

Mascarillas de tipo II o IIR. Deben ser cambiadas para cada paciente, y nunca guardadas en el bolsillo o colocadas cerca del cuello (se contaminarán con los fluidos del paciente). Si se mojan, pierden su efecto de barrera, por lo que deben ser desechadas.

-Siempre use gafas de seguridad. Los ojos son una herida abierta, por lo que es obligatorio protegerlos. El uso de viseras en lugar de gafas aumenta la protección y evita salpicaduras de la máscara facial (aunque ésta debe ser cambiada).

-Utilice un dique de goma para evitar que el agua nebulizada de la turbina se mezcle con la saliva del paciente.

Siga escrupulosamente el proceso de esterilización:

Utilizar el equipo de protección personal adecuado (ropa, gorro, gafas, delantal de plástico y guantes especiales gruesos sobre los guantes de látex).

Sumerja los instrumentos en desinfectante inmediatamente después de su uso. Comprobar que el producto desinfectante cumple todos los requisitos de un desinfectante eficaz y respetar las concentraciones, el tiempo y la temperatura recomendados por el fabricante.

Siga las buenas prácticas de lavado. Siempre que sea posible, utilice un tanque de ultrasonidos cubierto (evite manipular instrumentos y aerosoles en la atmósfera). Un termodesinfectador es la mejor solución, ya que los instrumentos van directamente de la boca del paciente a la máquina y salen limpios, secos y termodesinfectados sin apenas manipulación por parte del personal.

Asegúrese de que los instrumentos se secan completamente. Aparte de dañarlos, dejar humedad en los instrumentos puede invalidar el proceso de esterilización.

Embolsa y sella correctamente. Llene ¾ de la bolsa, dejando 3 cm hasta el borde del sello y corte la bolsa a 1 cm. Marque la bolsa con la fecha en que fue sellada si el sellador no tiene un sistema de seguimiento automático.

Esterilizar en un autoclave tipo B. No apilar las bolsas, y no dejar que se peguen a las paredes del autoclave, para que el vapor pueda circular.

Revise los indicadores químicos de cada bolsa, realice una prueba de Helix diariamente y una prueba de esporas semanalmente.

Proteja las superficies de la consulta en la medida de lo posible, utilizando material desechable (cortinas en las encimeras, película de barrera sobre las manijas, fundas de sillones dentales, fundas de máquinas de radiografía, etc.)

Limpiar a fondo el sillón dental con un desinfectante de superficies después de retirar las películas protectoras. Realice siempre estos pasos en el mismo orden. La lejía se utiliza para las encimeras y los muebles, así como para la limpieza de los suelos. Empiece siempre con el equipo más limpio y continúe hasta el más contaminado.

Ventile la habitación siempre que sea posible, incluyendo la sala de espera.

Esperamos que estas pautas les sean de utilidad. Son reglas fundamentales, válidas no sólo para el coronavirus, y deben acompañar al personal médico y a los operadores en sus actividades diarias, con o sin la emergencia del coronavirus.